Convocatoria para la publicación de artículos en la revista Política Exterior y Soberanía

Revista Política Exterior y Soberanía, Volumen 1, Número 1 (Nueva Época)

Call for papers:
Venezuela bajo asedio.
Sanciones unilaterales: mecanismo de coerción y limitación de la soberanía nacional.

Coordinadores:
Luis Berrizbeitia
Fernando Casado Gutiérrez

La República Bolivariana de Venezuela ha sido a lo largo de la historia del continente americano un enclave muy particular y de ferviente disposición emancipadora. La gesta del Ejército Libertador, comandado por Simón Bolívar con la plena convicción de que la única forma de conseguir la libertad era a través de la expulsión de todas las fuerzas imperialistas españolas de América, marca el hito fundamental para el ejercicio de la autodeterminación de los pueblos y la construcción de los Estados Nacionales a lo largo de nuestras latitudes.

Doscientos años más tarde, con la llegada de Hugo Chávez a la presidencia de Venezuela, se inicia un proceso de redefinición del Estado Nacional que tiene como punto de partida la convocatoria a un proceso constituyente, que deviene en una nueva Carta Magna. Este marco jurídico, incorpora al Pueblo como actor fundamental de la política y rescata los elementos nacionales, soberanos e independientes, como axioma fundamental para la consolidación del Estado; al mismo tiempo, genera una dinámica política y social que progresivamente acerca cada vez más al gobierno con el pueblo en una relación dialógica constitutiva. Una de las principales consecuencias de esta nueva realidad política nacional es la reacción por parte de las antiguas clases dominantes, siempre al servicio de intereses extranjeros, que comenzaron una agenda restauradora de las dinámicas de dominación oligarcas con profunda influencia del sistema hegemónico e imperialista occidental.

El rol de los Estados Unidos como factor para la desestabilización del proyecto nacional en Venezuela no ha sido discreto, ni velado. En su agenda siempre ha sido prioritario la búsqueda de la ruptura del orden constitucional y doblegar el ejercicio democrático del pueblo venezolano -que elección tras elección ha ratificado su apoyo a la Revolución Bolivariana- sin importar la bandera que esté izada en lo más alto de la Casa Blanca -demócrata o republicana-. En su afán por derrocar al gobierno venezolano, han sumado a sus aliados, con la Unión Europea a la cabeza, pero también muchos gobiernos conservadores de América Latina, generando un clima de acoso que contraviene el espíritu de las normas del Derecho Internacional y la buena vecindad que debería reinar en la comunidad internacional.

Los medios de comunicación internacional, pieza clave en el sistema de dominación hegemónico, han jugado un rol fundamental en la construcción de un clima de opinión pública contrario al ejercicio de autonomía y soberanía del pueblo venezolano y su gobierno legítimo. Una avalancha de mentiras, medias verdades y juicios indiscriminados, buscan sistemáticamente colocar a Venezuela al margen de la ley y presentarlo en unas ocasiones como un Estado fallido en otras como un Estado canalla. Ha sido un proceso cuidadosamente planificado y ejecutado que ha servido para justificar un régimen de acciones unilaterales por parte de Estados Unidos y sus aliados contrarias al Derecho Internacional que tienen como objetivo socavar la capacidad del Estado, sobre todo en el plano económico.

La nueva etapa de acciones ilegales sobre la economía venezolana, que persiguen: incapacitar al Estado para poder acceder a sus recursos; cercenar el comercio de su principal producto de exportación -el petróleo-; y, sancionar a sus socios comerciales; son un castigo ulterior contra el pueblo venezolano que ha visto mermada su calidad de vida y acceso a elementos fundamentales para su sostenimiento. A pesar de todo, la Revolución Bolivariana, con el apoyo de un considerable número de países amigos, ha logrado sostener los bastiones principales de sus políticas sociales a través de un ejercicio de arquitectura económica de combate. Sin embargo, el impacto de este ataque contra la integridad económica del país amenaza con llevar a la población a una crisis humanitaria.

Esta forma de actuar de las potencias hegemónicas occidentales no es nuevo. El uso de estos mecanismos de coerción los hemos visto aplicados sobre otras naciones que sostienen una dignidad democrática autónoma a las impartidas por estos centros de poder. Cuba e Irán son un ejemplo de estos ataques irregulares y sistemáticos contra sus pueblos. Pero también lo son de resistencia y dignidad.

Por eso, es importante evaluar los desafíos a los que se enfrenta Venezuela ante este panorama de guerra no convencional contra su soberanía. Estudiar, con un espíritu crítico y reflexivo, las causas de este proceso, las consecuencias que podrían tener sobre la vida de la población, el impacto que tienen sobre el Sistema de Naciones Unidas como garante de la multilateralidad, y un sinfín de dimensiones que tiene este problema en el mundo actual.

En este sentido, el presente número de Política Exterior y Soberanía invita a pensar, proponer y discutir qué hacer, en clave política, económica, jurídica internacional y enfoques afines, ante la situación que Venezuela y otros entornos bajo asedio experimentan en la actualidad, con la intención de generar aportes intelectuales que ayuden a la comprensión de esta realidad y sus posibilidades dentro de la dinámica actual.

Algunos ejes de interés del presente, para la temática de este número de la revista son:

  • Geopolítica y derechos humanos
  • Las sanciones como crímenes de lesa humanidad
  • La comunicación como instrumento imperialista
  • Sistema Multilateral ante la aplicación de sanciones unilaterales
  • Mecanismos de dominación vs. soberanía en el S.XXI.

 

Información para los autores:

Los artículos podrán remitirse a través de la plataforma de la revista hasta el 1 de noviembre de 2020.

Para el envío de los trabajos y consulta de dudas pueden contactar:

l-revistapolextsob.iaedpg@mppre.gob.ve

La presentación de los artículos se hará conforme al modelo de la plantilla que puede consultar aquí.

Descargar este texto en PDF aquí.